Dieta Alcalina para el cuidado de la salud

 

Existen muchas formas de depurar el cuerpo a través de la
alimentación. Cuando se habla de depurar se trata de hacer que
la sangre transporte pocos radicales libres y que lleve los
nutrientes necesarios, además de no sobrecargar los riñones ni
el hígado con alimentos que no son necesarios para el cuerpo.
Es decir que depurar busca que el cuerpo funcione correctamente
sin procesos inflamatorios.

Entre las dietas depurativas están la dieta alcalina. Esta
dieta se basa en el pH de la orina y de la saliva. El pH indica
la concentración de hidrógeno y nos da la acidez de ese fluido.
Teniendo en cuenta que el pH se mide de 1 a 14, el pH
recomendado para los fluidos corporales es:

La orina: entre 6 y 7,5.

La saliva: entre 6,8 y 7,5.

Sangre: entre 7,35 y 7,45.

Es decir que se ha observado que el cuerpo humano funciona de
forma óptima con un pH sanguíneo ligeramente alcalino.

 

Observaciones realizadas asocian un pH de la sangre con:


Funciones metabólicas incorrectas.


Mala respiración.


Digestión pesada.


Ejercicio muy intenso o escaso.

–          Falta
de sueño.


Pensamientos negativos.


Contaminación.

–          Tóxicos
o fármacos.

–          El
estrés

De hecho el médico, biólogo, Alexis Carrel (premio nobel 1912)
comentó que “la salud y superviviencia de un tejido depende del
fluido en el que se sumerge, que debe ser alcalino”. Es decir
que desde hace mucho tiempo se conoce los beneficios de la
dieta alcalina.

 

Es importante introducir alimentos que alcalinizan y a la vez
evitar los que acidifican el cuerpo. Los alimentos que
acidifican:

–          Azúcar.

–          Frutas
muy maduras.


Cereales refinados.


Proteína animal (sobre todo carne roja, pollo, pavo…)


Alcohol, bebidas gaseosas, café.

Mientras que los alimentos que alcalinizan son:


Verduras y hortalizas (excepto el maíz).

–          Fruta
fresca.

–          Algas.


Especias.

–          Aceite
vegetal.


Cereales integrales (mijo, quinoa, trigo sarraceno).

–          Frutos
secos y legumbres.

 

Hay que tener en cuenta que una dieta alcalinizante debe tener
un 80% de alimentos alcalinizantes y sólo un 20% de alimentos
acidificantes. Por ejemplo una dieta alcalina podría ser:

 

Desayuno: 1 vaso de agua con ½ limón exprimido. Pan integral
(preferiblemente sarraceno) con aceite de oliva y mermelada
o  con 1 fruta.

 

Media Mañana: 1 puñado de frutos secos y 1 fruta. O 1 bebida
verde.

 

Comida: Ensalada o verduras cocidas. Arroz o pasta
preferiblemente integral o quinoa.
O Ensalada. Lentejas o garbanzos con verduras
Si se quiere comer fruta debe incluirse como primer plato.

 

Merienda: Pan integral con paté vegetal o tortas de maíz con
paté vegetal o con queso fresco

 

Cena: Ensalada y/o verduras cocidas con pescado o pollo o
tortilla o con hamburguesa vegetal o con tofu a la plancha.

 

Esta dieta no sólo es alcalina, sino también equilibrada, rica
en vitaminas y minerales, es decir que es posible cuidar la
salud a través de la alimentación y depurar el cuerpo con
alimentos muy saludables.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *